Comprendiendo las raíces del terrorismo -Thich Nhat Hanh

– Extracto del libro Aplacar el miedo, la respuesta del zen al terrorismo.

“Decimos que queremos luchar contra el terror, destruir el terrorismo, pero ¿sabemos siquiera donde buscarlo? ¿Podemos encontrarlo con un radar? ¿Puede el ejercito dar con el terrorismo mediante gafas especiales para ver la oscuridad y con sensores de calor?
Los malentendidos, el miedo, la ira y el odio son las raíces del terrorismo. Los militares no pueden localizarlo. Ni las bombas ni los misiles alcanzarlo, y menos aún destruirlo, ya que el terrorismo anida en el corazón de los seres humanos.

Para erradicar el terrorismo hemos de empezar mirando en nuestro propio corazón. No tenemos por qué destruirnos unos a otros, ni física ni psicológicamente. Sólo llegaremos a desarrollar la visión necesaria para identificar las raíces del terrorismo al aquietar la mente y mirar dentro de nosotros mismos.

Por medio de la compasión y la comunicación el terrorismo se puede erradicar y transformar en amor…la atención plena nos ayuda a ser conscientes de lo que está ocurriendo tanto dentro como fuera de nosotros. Cualquiera persona puede ser consciente…Cuando estás enojado, sabes que estás enojado. Cuando la energía de la atención plena ha surgido en ti a causa de tu práctica cotidiana, tienes la suficiente calma y visión como para reconocer, aceptar, observar las cosas profundamente y comprender tu sufrimiento.

La seguridad no es una cuestión individual. Todos deseamos sentirnos seguros y protegidos. Nadie quiere vivir lleno de miedo día y noche. Todas las personas, sean de la nacionalidad que sean, desean sentirse seguras. Y si los demás no se sienten seguros, nosotros tampoco nos lo sentiremos. Si amenazamos la seguridad de los demás, entonces nosotros también nos sentiremos amenazados.

Ocurre lo mismo con la felicidad. Si tu padre no es feliz y sufre mucho, tu no puedes ser realmente feliz. SI tu hijo sufre intensamente, tú no puedes ser feliz. Pensar en la felicidad de tu hijo es pensar en tu propia felicidad. Y lo mismo ocurre con la seguridad. Cuando consideramos cómo los otros pueden sentirse seguros, nosotros nos sentimos también más seguros”.

– Thich Nhat Hanh, Extracto del libro Aplacar el miedo, la respuesta del zen al terrorismo. pp 10-13.