Lo valioso que ya tenemos

” Gratitud, el sencillo y profundo sentimiento de ser agradecido, es el fundamento de toda generosidad.

Soy generoso cuando creo que justo aquí y ahora, en esta forma y este lugar, soy yo mismo dando lo que necesito”.

-Sallie Jiko Tisdale, No hay nada que perder.

 

De aquello que disponemos hoy ¿qué valoramos? ¿Cuáles son las cosas por las cuales nos sentimos sinceramente agradecidos?

Muchas veces no necesitamos ir muy lejos para descubrir aquello que necesitamos, si bien podemos sentir que hay muchas cosas que nos faltan para ser felices, no es menos cierto que en el momento presente ya tenemos a disposición muchas cosas por las cuales sentirnos agradecidos.

Una ilusión que puede ser especialmente engañosa es la de creer que necesitamos más de lo que tenemos para tener un mayor bienestar, ponemos así el foco en aquello que nos falta, desarrollamos así una perspectiva del déficit.

Prestar atención al déficit, a lo que carecemos es un modo de mirar que puede generarnos mucha frustración, desde esta perspectiva, no importa lo que tengamos, siempre será insuficiente, continuamente estaremos prestando atención a todo aquello que no tenemos para sentirnos plenos, estaremos así prestando atención a la brecha entre el estado presente, en el cual nos encontramos y al estado deseado, que añoramos.

Por supuesto, no se trata de negar que puede haber aspectos que necesitamos mejorar, sin embargo, la perspectiva del déficit oculta aquello que ya tenemos y que es valioso para nosotros, y si desarrollamos solamente esa mirada, terminamos insatisfechos con la vida que tenemos. Si tenemos cosas que valoramos y no las reconocemos, simplemente las perdemos.

Contrapuesta a la postura del déficit está la perspectiva del aprecio, en donde ponemos el foco de atención en aquello que ya tenemos y valoramos, observamos aquello que ya está bien en nuestras vidas. No se trata de inmovilizarnos o quedarnos fijados en la auto-complacencia, al contrario, desde el aprecio podemos promover y ampliar el bienestar.

Aunque las condiciones no sean perfectas, de seguro todos tenemos mucho por lo cual agradecer, desarrollar una perspectiva del aprecio nos permite contrarrestar la perspectiva del déficit.

Concretamente, entre las cosas que tenemos y podemos valorar están:

  • Estar vivos, por básico que nos parezca, poder respirar y vivir en paz no es algo que podemos dar por obvio, hoy podemos disfrutar de ello.
  • La vida que transcurre a nuestro alrededor, el cielo, el aire, la naturaleza, etc.
  • Nuestro estado de salud, que, aunque no sea perfecto, nos permite estar vivos y conectar con otros.
  • Podemos hoy apreciar y agradecer a nuestros antepasados que ya no están con nosotros, nuestros familiares fallecidos y todas las personas que han influido en nuestras vidas, podemos valorar su legado, sus enseñanzas, sin muchas de las cosas que ellos nos legaron no estaríamos donde estamos.
  • Podemos apreciar a nuestros seres queridos que actualmente viven.
  • Cada uno puede ampliar este breve listado.

Esta tarde o esta noche podemos hacer una pausa y reconocer lo que tenemos,

Hoy podemos darnos permiso para disfrutar de lo sencillo y de lo gratuito, podemos también pronunciar algunas palabras de gratitud y dejarnos sentir esta gratitud.